El desarrollo en Oaxaca de la mano con el empoderamiento económico de las mujeres rurales

Fecha: jueves, 7 de enero de 2016

Diana Romero

Preparando y cortando el ixtle para crear mecapales en la comunidad del Yahuio, sierra norte de Oaxaca. Foto: ONU Mujeres/Diana Romero

Preparando y cortando el ixtle para crear mecapales en la comunidad del Yahuio, sierra norte de Oaxaca. Foto: ONU Mujeres/Diana Romero


Garantizar el empoderamiento económico, político y social de las mujeres rurales e indígenas es fundamental para su  bienestar y el desarrollo de sus familias y comunidades rurales, así como para la productividad económica de los países.

ONU Mujeres trabaja para aumentar el acceso de las mujeres rurales e indígenas a recursos y oportunidades económicas tratando de transformar sus economías trabajando temas como  el trabajo no remunerado de las mujeres; el crecimiento inclusivo y el papel que desempeñan en la política agrícola, climática o   comercial por mencionar algunos. Asimismo, respalda el liderazgo y la participación de las mujeres rurales e indígenas a la hora de diseñar leyes, estrategias, políticas y programas en todos los temas que afectan sus vidas, como protagonista y agentes claves del desarrollo rural.

 

Integrante de la organización el Rebozo Arte y Encanto teje un rebozo con la materia prima que obtiene con la crianza del gusano de seda en la comunidad de San Pedro Cajonos, Oaxaca. Foto: ONU Mujeres/Diana Romero
Integrante de la organización el Rebozo Arte y Encanto teje un rebozo con la materia prima que obtiene con la crianza del gusano de seda en la comunidad de San Pedro Cajonos, Oaxaca. Foto: ONU Mujeres/Diana Romero
En particular, desde 2012 ONU Mujeres implementa el Programa Regional Ampliando las Oportunidades Económicas para las Mujeres Rurales Emprendedoras en El Salvador, Guatemala, México y Nicaragua para contribuir al empoderamiento económico de las mujeres rurales emprendedoras  fortaleciendo sus capacidades para desarrollar emprendimientos colectivos de mujeres y en el desarrollo de sus negocios. El programa también apunta a que las mujeres rurales tengan un mayor liderazgo y participen en sus comunidades y en las instituciones rurales.

En México el programa se ejecuta en 24 municipios de Oaxaca: 2 de los valles centrales, 15 de la Sierra Norte y 7 en la Región de la Costa del estado y beneficia actualmente a 288 mujeres rurales y organizaciones. Las mujeres que integran las organizaciones beneficiarias son indígenas (80%) principalmente de etnia zapoteca, en la costa 1% son afrodescendientes y el 32% son mujeres jóvenes. Se dedican a la producción de seda y textiles de seda, textiles de lana, productos de barro, mecapales de fibra natural, conservas frutales y salsas, entre otros productos.

Sumado al empoderamiento económico, el programa también contribuye a que las mujeres ejerzan y defiendan sus derechos humanos abordando temas de prevención de violencia, autonomía económica, participación ciudadana y liderazgo.

 

El Rebozo Arte y Encanto

Rebozo creado por las mujeres de la organización “El Rebozo Arte y Encanto” de la comunidad San Pedro Cajonos, Oaxaca. Foto: ONU  Mujeres/Diana Romero
Rebozo creado por las mujeres de la organización “El Rebozo Arte y Encanto” de la comunidad San Pedro Cajonos, Oaxaca. Foto: ONU  Mujeres/Diana Romero
En la comunidad de San Pedro Cajonos, las mujeres que integran la organización “El Rebozo, Arte y Encanto, Sociedad de Producción Rural de Responsabilidad Limitada” se dedican a la producción de blusas, rebozos y bisutería de seda. El proceso inicia desde la crianza del gusano de seda y transformando en finísimas hebras la seda proveniente de sus capullos, que luego tiñen con pigmentos naturales para obtener así la materia prima para la creación de sus productos.

El Rebozo Arte y Encanto está integrada por 7 mujeres que diariamente logran distribuir las horas del día para realizar las actividades de su casa y para cuidar a los gusanos de seda, sacar el hilo, tejer y crear los artículos que luego comercializan.
Proceso de creación de la seda a partir de los capullos del gusano de seda, el hilado manual y el teñido de las hebras con pigmentos naturales, comunidad de San Pedro Cajonos, Oaxaca. Foto: ONU Mujeres/Diana Romero
Proceso de creación de la seda a partir de los capullos del gusano de seda, el hilado manual y el teñido de las hebras con pigmentos naturales, comunidad de San Pedro Cajonos, Oaxaca. Foto: ONU Mujeres/Diana Romero 
El trabajo de crianza del gusano requiere atención día y noche, es por eso que cuando es temporada de cultivarlo dedican casi la totalidad de su tiempo a su cuidado. Cuando no es tiempo de crianza, se dedican a sacar el hilo de los capullos.

El Programa ha contribuido a reducir el tiempo para la creación de productos: la transformación de los capullos de gusano en hebras de seda es una actividad que les tomaba aproximadamente 20 días. Ahora,  gracias a la adquisición de telares de pedal y torno, les toma a 8 días. Con el tiempo de producción del hilo de seda reducido a la mitad las mujeres de El Rebozo ahora pueden dedicarse a crear otros artículos, ampliando y diversificando su producción.

Ahora, queda el reto de lograr comercializar en mayor extensión sus productos. Sin embargo, las integrantes de El Rebozo Arte y Encanto se muestran seguras y están ampliando sus redes para comercializar exitosamente sus creaciones, en base a la planeación que resultó de la capacitación sobre comercialización y estudio de mercado que recibieron también a través del Programa. “Lo que queremos es que la gente nos conozca, que conozca nuestro trabajo para poder vender nuestros productos las y crear más fuentes de empleo en nuestra comunidad, y  ¿quién sabe?

Bisutería y rebozos hechos por las mujeres de “El Rebozo Arte y Encanto” de la comunidad  San Pedro Cajonos Foto: ONU Mujeres/Diana Romero
Bisutería y rebozos hechos por las mujeres de “El Rebozo Arte y Encanto” de la comunidad  San Pedro Cajonos Foto: ONU Mujeres/Diana Romero 
A lo mejor algún día poder vender hasta en otros estados”. Además de su empoderamiento económico, este crecimiento les permitirá un posicionamiento y reconocimiento positivo dentro de su propia comunidad.

 

 

Nore Tevehue, La casa de barro

Productos creación de “Nore Tevehue” de la comunidad Santa María Tavehua, Oaxaca  Foto: ONU Mujeres/Diana Romero
Productos creación de “Nore Tevehue” de la comunidad Santa María Tavehua, Oaxaca  Foto: ONU Mujeres/Diana Romero 
En la comunidad de Santa María Tavehua, se encuentra la organización “Nore Tevehue Sociedad de Responsabilidad Limitada Artesanal”, integrada por 4 mujeres y un hombre. Legalmente la organización se constituyó en 2012, sin embargo, tienen alrededor de una década  desempeñando el oficio de la elaboración de artesanías, actividad que ya es tradición familiar.

Elsa González, que es la representante legal de la organización, nos informó la manera en la que han logrado fortalecer su empresa a través de apoyos que han recibido tanto para adquirir herramientas que hacen que su taller sea más competitivo así como capacitación en cuanto a la comercialización de sus productos y creación de su marca.  

Del Programa para Mujeres Emprendedoras recibieron capacitación sobre el manejo de servicios financieros, sobre el empoderamiento económico, el uso del tiempo y derechos de las mujeres. Elsa nos compartió cómo a través de la capacitación han aprendido a administrarse mejor y se han animado a defender y hacer valer sus derechos en su comunidad en la cual se han vivido abusos e injusticias por razones de género. Aquí vemos cómo promover el empoderamiento económico en combinación con un mayor conocimiento de los derechos humanos puede dar resultados de influencia en la toma de decisión comunitaria y en la vida personal.

Creación de un elefante de barro para un evento a solicitud especial de un cliente. La casa de barro se distingue por sus creaciones originales y creativas. Foto: ONU Mujeres/Diana Romero
Creación de un elefante de barro para un evento a solicitud especial de un cliente. La casa de barro se distingue por sus creaciones originales y creativas. Foto: ONU Mujeres/Diana Romero 

Las mujeres de la casa de barro están orgullosas de su trabajo ya que saben que la calidad de sus productos las distingue, además de que han diversificado sus artículos, lo cual les permite atraer más clientes e incluso recibir pedidos fuera de su comunidad.






Mecapal del Yahuio

Tejiendo la fibra de ixtle para hacer un mecapal.  Grupo de Mujeres Zapotecas del Yahuio, Oaxaca Foto: ONU Mujeres/Diana Romero
Tejiendo la fibra de ixtle para hacer un mecapal.  Grupo de Mujeres Zapotecas del Yahuio, Oaxaca Foto: ONU Mujeres/Diana Romero 

El mecapal es una banda de ixtle (fibra de maguey) que sujeta a dos cuerdas y que se coloca en la frente y  sirve para sostener la carga distribuyendo su peso en todos los músculos del cargador o cargadora. Esta herramienta que se utiliza desde tiempos prehispánicos, es producida en la sierra norte de Oaxaca por diversos grupos, uno de ellos es el Grupo de Mujeres Zapotecas del Yahuio Sociedad de Producción Rural de Responsabilidad Limitada.

El grupo se creó en 2007 con el fin de integrarse a un proyecto de inversión de la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) y se constituyó legalmente en 2014 y actualmente está integrado por 9 mujeres, que en su totalidad son hablantes de lengua zapoteca.

Mujeres Zapotecas del Yahuio, Oaxaca Foto: ONU Mujeres/Diana Romero
Mujeres Zapotecas del Yahuio, Oaxaca Foto: ONU Mujeres/Diana Romero 

Gracias a los apoyos que han recibido pudieron adquirir 33 tornos que les ayudan a la elaboración de los mecapales y han recibido capacitación sobre empoderamiento económico, uso del tiempo, derechos de las mujeres y diversificación productiva. Actualmente se encuentran ante el reto de ampliar su mercado ya que no es un producto muy comercial y lo venden a muy bajo costo. También están tratando de diversificar su producción pero confían en que gracias a la capacitación pronto logren diversificar lo que producen y ampliar su mercado, lo cual les ayudaría a mejorar su situación económica y contribuiría a su empoderamiento personal y comunitario.

 

Convocatoria para Mujeres Emprendedoras  2015

Mermelada de jamaica, uno de los productos de “Flores y semillas. Productoras del Tomatal Ecológicas” de la comunidad de Santa María Colotepec Pochutla, Oaxaca.  Foto: ONU Mujeres/Rodrigo Pérez
Mermelada de jamaica, uno de los productos de “Flores y semillas. Productoras del Tomatal Ecológicas” de la comunidad de Santa María Colotepec Pochutla, Oaxaca.  Foto: ONU Mujeres/Rodrigo Pérez 
La convocatoria 2015 permitió ampliar el Programa a organizaciones de la costa del estado, entre estas se encuentra “Flores y semillas. Productoras del Tomatal Ecológicas” ubicada en la comunidad de Santa María Colotepec Pochutla.

Constanza Santos, una de las 6 integrantes de la cooperativa nos  habló de su trabajo en equipo que inició en 1998 cuando decidieron trabajar y apoyarse entre amistades y familiares para la producción de mantequillas de cacahuate y ajonjolí, así como mermelada y licor de jamaica. Con el apoyo que recibirán de la convocatoria del Programa Mujeres Rurales Emprendedoras van a comprar un horno para poder elaborar galletas y pan, empleando y diversificando su producción, y también van a comprar ollas y freidoras, lo cual les facilitará la producción y podrán hacerla en menos tiempo. La inversión en tecnologías ahorradoras de tiempo libera tiempo del trabajo no remunerado en las mujeres y permite mayor inversión en actividades productivas, de cuidado personal, de participación ciudadana.

Algo que las tiene muy entusiasmadas es que podrán comprar lavadoras, con lo cual esa labor de casa requerirá menos tiempo y podrán dedicar más tiempo al crecimiento de su negocio. Comenta Constanza: “este programa es el primero que nos permite comprar lavadoras, te apoya con empresaria y te apoya como persona, como mujer. Nos va a servir mucho para poder trabajar más y poder mejorar nuestro nivel de vida, y hasta vamos a poder pagarles la escuela a nuestros hijos, a lo mejor llegan a  hacer una carrera. Eso es lo que queremos para nosotros, que nuestros hijos estén mejor que nosotras”.

 

Logros y empoderamiento de las mujeres rurales

Las mujeres que participan en el Programa para Mujeres Rurales Emprendedoras y sus organizaciones beneficiarias han adquirido conocimientos prácticos y técnicos sobre cómo manejar sus organizaciones de manera más eficaz. Han logrado que sus organizaciones crezcan y diversifiquen su producción y tienen aspiraciones de llegar a mercados fuera de sus comunidades y también comienzan a desarrollar actividades de liderazgo, empoderamiento y defensa de sus derechos, así como participación en las instituciones de sus comunidades.

A partir de este programa, tenemos importantes aprendizajes sobre los elementos indispensables para conseguir el empoderamiento económico de las mujeres transformación de su propia realidad, participación en el mercado laboral, toma de decisiones y el  impacto. Las buenas prácticas arrojadas indican que proyectos exitosos para el empoderamiento económico de las mujeres deben contemplar la combinación de una serie de esferas de acción integrales que consideren los distintos niveles de empoderamiento. Por una parte, tienen que considerar un acompañamiento con asistencia técnica especializada, capacitación empresarial y organizacional, incluyendo servicios de cuidado y tecnologías ahorradoras del tiempo. Esto se tiene que complementar por capacitación específica sobre el empoderamiento económico y personal incluyendo derechos humanos de las mujeres, uso del tiempo, toma de decisiones, prevención de la violencia contra las mujeres y las niñas, liderazgo y participación ciudadana.