Mensaje del secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade Kuribreña, en el marco del evento “Sector Financiero y Empoderamiento de las Mujeres”

Fecha: jueves, 10 de agosto de 2017

Muy buenos días.

A Jenny la conocimos justamente en San Luis Potosí, era parte de un equipo que salió de San Luis, que fue a competir a Estados Unidos y que trajo de regreso un premio para su equipo, para su escuela, en robótica, y que ahora está ilusionada de entrar al Tec, sin que con eso queramos generarle ninguna presión a Genaro Borrego que aquí está.

Ya que estoy aquí como enseñando la artesanía, pues de una vez presionando a Genaro para que deje resuelto ese asunto.

La verdad es emocionante estar en este foro. A veces sentado desde la visión de un hombre, hoy, parece una discusión, un debate, una reflexión, una política pública que no es vigente para el Siglo XXI, pero cuando empieza uno a revisar la historia de la dificultad de la inclusión de la mujer en términos de equidad, sorprende de manera muy notable.

La primera vez que se discutió el voto de la mujer en el continente fue en 1850, en Gran Colombia, que desde entonces tenía una vocación democrática que hoy nos preocupa se ponga en riesgo. Se vota la participación de la mujer y la Suprema Corte la echa para atrás. Debe ser interesante ver qué fue lo que se alegó en la Suprema Corte para considerar en esa época que era inconstitucional que la mujer votara.

Mi abuela nació en 1920, y en 1920 solamente en Yucatán podía votar la mujer en elecciones municipales. Mi papá nació en 1944, y cuando él nació todavía no se podía votar en México en las elecciones federales, fue hasta 1947.

Eso quiere decir que estamos hablando con una distancia de apenas una generación, en donde un derecho fundamental como era el voto, no era práctica cotidiana, no era una experiencia que estuviera al alcance de las mujeres.

Hoy Vanessa ha dicho, y yo me siento muy contento y muy orgulloso de que el presidente la haya designado como la primera mujer subsecretaria en la historia de la Secretaría. Son 200 años de historia de la Secretaría donde una mujer no había ocupado ese puesto.

Pero cuando revisaba quienes hoy nos acompañan, estamos llenos de primeras mujeres. Todavía en esta generación, y es un dato que sorprende, Norma Alicia es la primera jefa, la primera presidenta de una Comisión supervisora; María fue, tuvimos que comernos a la Secretaría de Programación y Presupuesto de vuelta en Hacienda, pero María fue la primera subsecretaria del sector financiero público, fue la subsecretaria de Programación y Presupuesto, después fue secretaria de Pesca, presidenta de un partido, presidenta de un Senado. No se entiende, pues, a Vanessa sin María. Y me da mucho gusto y mucha emoción que esté aquí y que le demos un gran reconocimiento.

Pero si sigue uno recorriendo la vista de quienes aquí nos acompañan, vuelve a sorprender la cantidad de primeras que encontramos: Mercedes Juan fue la primera secretaria de Salud, hizo un gran trabajo, hoy encabeza la CONADIS. Y realmente no se entiende, de nuevo, Vanessa, no se entiende la participación de muchas mujeres en política, si no fuera por gente como Mercedes. Y nos da mucho gusto y mucha ilusión que Mercedes esté aquí.

Solamente para seguir con quienes fueron secretarias de Estado, para que vean nada más quiénes nos están acompañando, no se entiende tampoco lo que hoy estamos viendo sin el trabajo de quien fuera la primera secretaria del Trabajo, Rosalinda Vélez, que además organizó hoy este evento. 

Y podría seguirme, la primera presidenta de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, todavía no tenemos presidenta en la Comisión de Hacienda en el Senado, es Gina Cruz, que también nos acompaña.

La primera embajadora en la OCDE es Mónica Aspe, que también está aquí con nosotros.

La promotora más importante de las voces en México de la artesanía en la moda es Pepita Serrano, que aquí está también con nosotros. No se entiende la participación de las voces mexicanas en el mundo sin Pepita.

En donde las mujeres sí nos tienen dominados es en el tema de análisis financiero, aquí está Maricarmen Cortés. Y estamos muy pendientes de si nos da naranja dulce o limón agrío, y desde esa disciplina nos mantiene en línea al sector financiero. Maricarmen me da mucho gusto verte acá.

Y le hace la competencia a Maricarmen, Alicia Salgado, que no solamente es fina en su análisis, sino que hablar con ella siempre nos pone a prueba por la profundidad y dificultad de las preguntas que nos hace. Alicia me da mucho gusto que estés acá.

Y podríamos seguirnos: la primera subsecretaria de Agricultura, Mely; la primera subsecretaria en Comercio; Rocío, la primera consejera independiente y titular del IPAB, Tere.

Y eso pone de relieve, el hecho de que en una sola fila podamos identificar tantas primeras, pone de relieve que nos hemos tardado en emparejar el piso en la participación de las mujeres en los diferentes sectores: en el sector público y en el sector privado.

Y cuando vemos el legado que esas mujeres han dejado, nos damos cuenta de que es un trabajo que vale la pena. El trabajo que han hecho todas y cada una de ellas es un trabajo notable, es un trabajo importante, es un trabajo que nos llena de orgullo y es el trabajo que motiva a Cristina Díaz para impulsarlo en la agenda legislativa, para empujarlo con enjundia, con entusiasmo.

Y hoy este evento, estos pasos, este acento en el sector financiero, no se entiende sin el impulso que le ha dado Cristina Días, y también quisiera reconocérselo.

Ya Pepe Méndez Fabre y Marcos Martínez se sientan lejos de Cristina porque ya le tienen miedo a lo que vaya a seguir proponiendo.

Pero no se entiende tampoco este avance sin hombres comprometidos con el tema. El presidente Peña Nieto planteó una iniciativa para asegurar que en México hubiera igualdad de género en las candidaturas.

Somos de los únicos países que tiene un impulso legislativo de ese tipo, somos de los países que en ese tema fuimos pioneros y la participación de la mujer en política encuentra hoy un aliado en esa política del presidente y en esa legislación que fue aprobada por nuestro Congreso, y eso también nos da motivo de orgullo, y un poquito de preocupación, pero nos da motivo de orgullo.

La verdad es que en México empujamos con mucho entusiasmo estas cuotas porque ya nos dimos cuenta, cuando empezamos a ver las cifras y cuando empezamos a ver dónde vamos a estar en los siguientes años, que un día los hombres las vamos a necesitar y que un día los hombres vamos a buscar en estas cuotas algún espacio de participación.

Ya pasó una vez, en algunos de los países nórdicos las cuotas implicaron que los hombres empezaran a llegar al poder legislativo al amparo de las cuotas.

Y hay razones para estar optimistas. Si vamos viendo lo que está pasando en el país en diferentes temas, empezamos a ver que estas nuevas generaciones, ya la generación de mi hija que tiene 14 años, va a empezar a ver el reto de género como una cosa que se estudia en los libros y que empieza a ser cada vez menos vigente.

Y lo podemos ver en los diferentes temas. Hoy son más las mujeres que los hombres que acceden a productos financieros en zonas rurales. Había, al principio del sexenio, una diferencia de seis por ciento en favor de los hombres, y hoy hay una brecha ya de dos por ciento en favor de las mujeres. Y nos queda claro por qué: son mucho mejores vendedoras, pagan mejor sus créditos y tienen mucha mejor sonrisa.

El acceso al crédito formal de parte de las mujeres ha crecido y es hoy igual al de los hombres. Un ejemplo muy importante de este avance es que hoy el saldo de crédito de vivienda para mujeres crece a tasas más altas que la de los hombres: este crecimiento es del 12 por ciento más en la Banca de Desarrollo y uno por ciento más en la Banca Comercial.

Tenemos un terreno parejo en materia de cuentas de ahorro: el 42 por ciento de las titulares de cuentas de ahorro en México son mujeres, el 46 por ciento son hombres, y le voy a preguntar, a quien me hizo esta lámina, qué son los otros que nos faltan para llegarle al 100.

La obligación de los partidos de postular a igual número de mujeres y hombres a cargos populares es hoy una realidad en el país. Por primera vez, a mí me tocó como canciller, son más las mujeres que los hombres que ingresan al Servicio Exterior Mexicano. Hace 70 años se presentaron sólo tres mujeres al concurso público de ingreso al Servicio Exterior Mexicano, y hoy hay más mujeres que hombres graduándose del Instituto Matías Romero.

De los más de 36 millones de estudiantes que tenemos hoy en México, la mitad son mujeres y la mitad son hombres. En la educación media superior la población femenina supera hoy a la masculina en 0.3 por ciento.

Estos datos son alentadores, nos hacen pensar que la política pública empieza a tener éxito, pero nos hace pensar también que siguen siendo muchas las mujeres que son las primeras en abrir espacios, y que eso tiene que cambiar.

Y hoy estamos buscando hacerlo a partir de medidas puntuales. Una muy importante es la que aquí nos congrega, que empieza por reconocer y diagnosticar que las empresas públicas ocupan transparentar cuántas mujeres están en sus consejos y ocupan transparentar cuál es su política de género.

El solo hecho de que, al amparo de esta circular, estas empresas volteen a ver a su interior para identificar si sus políticas de género están vigentes; que podamos, al amparo de conocerlo, contrastarlas e identificar mejores prácticas; que conozcan los datos que apuntó Ana, en términos de lo que eso implica para sus actividades y que podamos, con cargo a ello, dar pasos más certeros en términos de una mayor participación en la vida corporativa de las empresas públicas, es sin duda un paso relevante.

También lo es el hecho de que esta historia de participación de género, hoy vigente en la Banca de Desarrollo, se refuerce, que podamos sobre ello rendir cuentas, que podamos, al amparo de cada uno de estos programas, evaluar al cabo de apenas un año cuál fue su resultado particular, en términos del empoderamiento al que hoy nos convoca, es sin duda un paso relevante.

No quisiera terminar sin señalar un par de elementos adicionales que son importantes. Veo aquí a Dolores Padierna, coordina una fracción parlamentaria, sale de la emoción de la sociedad civil organizada y es también, hasta donde yo me acuerdo, la primera mujer que coordina un grupo parlamentario del PRD en el Senado, y nos da también mucho gusto.

Y quisiera destacar la presencia de Manuel Velasco, hoy en este día de las comunidades indígenas, en donde en un estado como el de Chiapas ha hecho esfuerzos por reflejar en ley la necesidad de esta mayor equidad, en un contexto en donde el uso y costumbre muchas veces predicaba en perjuicio de la participación de la mujer.

Y Manuel ha reconocido y empujado en ley el hecho de que, frente a la igualdad, no hay uso ni costumbre que pueda hacer al legado en contra. Y eso se lo reconocemos mucho a Manuel hoy en este evento, y hoy además en este día. Es un esfuerzo valiente que debe ser reconocido.

Nos sentimos, además, profundamente orgullosos de que esté con nosotros Claudia Pavlovich. En un estado como Sonora, en un estado de figuras históricas grandes, de figuras históricas importantes, de grandes políticos, hoy lo encabeza políticamente una gran política, que es una gran mujer. Muchas felicidades, Claudia.

Y quisiera terminar ya solamente diciendo cómo vamos en la Secretaría de Hacienda y cómo ha cambiado esto en los últimos seis años.

La última vez que me tocó a mí ser secretario, hace 6 años cuando encabecé por primera vez la Secretaría, teníamos solamente a una mujer a nivel subsecretario, era Irene Espinosa, que nos ha venido aguantando estos seis años. Ahora tenemos dos, que es un incremento del 100 por ciento, que sin duda vale la pena destacar.

Pero en estos seis años el número de jefas de Unidad se incrementó en 66 por ciento, se duplicó el número de directoras generales y el número de directoras generales adjuntas creció 128 por ciento. De ahí la preocupación que ahora tenemos los hombres de que vayamos cuidando las cuotas, no nos vayan a dejar afuera ya del mando de la Secretaría de Hacienda.

Muchas gracias Lorena Cruz por acompañarnos y muchas gracias a Juana, que está aquí con nosotros que fue la primera a la que le tocó aguantarme y todavía ahí sigue.

Muchísimas gracias y muy buenos días.