5
resultados encontrados
1 - 5 de 5 resultados
Fecha:
El confinamiento y el aislamiento por la crisis COVID-19 pueden disparar aún más los niveles de violencia dentro de los hogares y profundizar la brecha de la desigualdad entre hombres y mujeres, al experimentar muchas emociones frente a la incertidumbre, la inestabilidad laboral y económica. Como hombres podemos y tenemos que contribuir a que el hogar que habitamos sea un espacio libre de violencia y un entorno más solidario e igualitario para las familias.
Fecha:
La respuesta a la COVID 19 es un recordatorio de la contribución esencial de las mujeres en todos los niveles, ya sea como las primeras que responden, profesionales de la salud, voluntarias en las comunidades, responsables de transporte y logística, científicas, doctoras, desarrolladoras de vacunas. Asimismo, son generalmente las encargadas de las tareas de educación dentro del hogar, así como de las actividades de limpieza, coordinación logística del hogar, ocio y entretenimiento para las personas integrantes de la familia
Fecha:
Este cuaderno de trabajo da continuidad al es¬fuerzo conjunto del Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES) y ONU Mujeres para abordar la pobreza desde una perspectiva de género, incluida la medición del trabajo no remunerado y de pobreza de tiempo.
Fecha:
El presente cuaderno de trabajo es producto del esfuerzo conjunto del Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES) y la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres, ONU Mujeres, encaminado a impulsar la generación de análisis técnicamente sólidos sobre la pobreza vista desde una perspectiva que considere el género y el uso del tiempo como dimensiones centrales.
Fecha:
En su 57° Periodo de Sesiones, celebrado en marzo de 2013, la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de las Naciones Unidas (CSW57) adoptó conclusiones sobre “la eliminación y prevención de todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas”. Más de 120 países, organizaciones no gubernamentales y órganos de las Naciones Unidas llegaron al consenso de que la violencia contra las mujeres y las niñas es un asunto que requiere compromiso y acción al más alto nivel político y a todos los niveles del Estado.