Lanzan campaña por derechos de trabajadoras del hogar ante baja respuesta del Estado Mexicano

El objeJvo de la campaña es visibilizar a 2.4 millones de personas que laboran en al menos 2 millones de hogares en México como trabajadores y trabajadoras del hogar; 95% son mujeres: (ENUT 2014) que viven en la informalidad laboral.

Fecha: viernes, 23 de febrero de 2018

 

  • Tras 4 años de haberse firmado, México aún no raJfica el Convenio 189 de la OIT.
  • El objeJvo de la campaña es visibilizar a 2.4 millones de personas que laboran en al menos 2
    millones de hogares en México como trabajadores y trabajadoras del hogar; 95% son mujeres:
    (ENUT 2014) que viven en la informalidad laboral.
  • 42% recibe entre 1 y 2 salarios mínimos, 92% carece de seguridad social, 97% no Jene acceso a
    servicios médicos y viven múlJples discriminaciones
  • Empleo Justo en casa llama a personas empleadoras de trabajo del hogar a cumplir sus
    responsabilidades laborales y explica cómo cumplirlas.

 

Ciudad de México, 22 de febrero de 2018.- El Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar (CACEH), Hogar Justo Hogar, y el Ins<tuto de Liderazgo Simone de Beauvoir, A.C., lanzan la
campaña #EmpleoJustoEnCasa, que cuenta con la asistencia técnica de instancias de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y ONU Mujeres (y su Fondo para la Igualdad de
Género). Asimismo, se ha sumado CONAPRED y cuenta con el apoyo de la agencia de publicidad MONTALVO y de Fondo Social Banamex.

La campaña pretende recuperar la visibilidad de las trabajadoras del hogar y 1 de las problemátcas que enfrentan de manera frontal, ya que el trabajo doméstco contnúa siendo invisible y
desvalorado social y laboralmente, pese todos los beneficios que genera y a que más de dos millones de mujeres se emplean en México en este sector.

“El trabajo doméstico y de cuidados es esencial para satisfacer las necesidades básicas, para generar bienestar para los hogares y sustenta la posibilidad de que sus integrantes puedan
desempeñar funciones económicas y sociales fuera de ellos. Desde esta perspectiva, estas acvidades son la base para sostener el funcionamiento del sistema económico y social, aunque
permanezcan en la invisibilidad y desvaloración”, señaló Ximena Andión, Directora del Instuto de Liderazgo Simone de Beauvoir.

“No puede haber discriminación en las relaciones laborales.Por ello es fundamental garantizar el pleno reconocimiento de los derechos de las trabajadoras del hogar y el aporte fundamental que hacen a la economía”, resaltó Belén Sanz Luque, Representante de ONU Mujeres en México.

A pesar de las importantes contribuciones económicas y sociales de las trabajadoras del hogar remuneradas, 42% recibe entre 1 y 2 salarios mínimos, mientras que 37% recibe hasta un salario
mínimo; menos de 25% recibe aguinaldo; a menos del 10% le otorgan vacaciones con goce de sueldo, y 97% no tiene acceso a atención médica por su actividad laboral. Adicionalmente, la
Encuesta Nacional sobre Discriminación en México (ENADIS, 2011) estima que existe una concentración indígena en el sector llegando a aproximadamente 11% y documenta la explotación
laboral, discriminación y violencia dentro del lugar de trabajo en la que vive la mayoría.

En México, la Ley Federal del Trabajo explícitamente discrimina a las trabajadoras del hogar, al permitir jornadas de hasta 12 horas diarias y que no sea obligación del patrón pagar vacaciones o
aguinaldo. Por su parte, la Ley del Seguro Social excluye a las trabajadoras del hogar de la seguridad social obligatoria, negándoles el acceso a prestaciones sociales como guarderías o
préstamos para vivienda.

En este sentido, Andión enfatizó que “estas condiciones profundizan las desigualdades sociales porque los salarios precarios, la falta de prestaciones sociales y la condición de discriminación
representa empobrecimiento y mínimas posibilidades para enfrentar situaciones emergentes o de invertir en su futuro o en el de su familia”.

En el tintero de los pendientes de este gobierno se encuentra la ratificación del Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos, para hacerlo obligatorio en México; la armonización legislativa correspondiente y prestar atención a las inicia<vas de reforma presentadas ante el Senado. Esta inacción impide avanzar en la erradicación de la discriminación y en la protección de los derechos laborales de las trabajadoras del hogar.

“Es importante hacer un llamado a ractificar las normas sobre trabajo decente de la OIT contenidas en los Convenios 156, 183 y 189, como paso fundamental para garantizar la no discriminación y la igualdad de oportunidades laborales entre mujeres y hombres”, finalizó Belén Sanz Luque, Representante de ONU Mujeres en México.

La Campaña #EmpleoJustoEnCasa busca promover un cambio cultural

La campaña está dirigida a hogares empleadores de trabajo del hogar remunerado y <ene como
objetivos:

  • Hacer visible y revalorar el trabajo del hogar y a las trabajadoras que lo realizan.
  • Promover la protección de los derechos laborales de las trabajadoras del hogar en la legislación y por parte de los hogares empleadores, y
  • Crear conciencia de que los hogares son agentes activos para promover la justicia social

Las tres organizaciones de la sociedad civil mexicanas impulsoras de la campaña:

  • Hacen un llamado a empleadoras y empleadores a unirse a la campaña y a respetar, y garantizar los derechos de las empleadas del hogar, ¡la jus<cia empieza en casa!
  • Llaman a la sociedad a reconocer la importancia del trabajo que hacen las trabajadoras del hogar y el papel que cumplen en la sociedad.
  • Recuerdan al Estado mexicano la deuda que <ene con el sector, por medio de acciones de la sociedad para avanzar en la garanpa de los derechos del 10% de las trabajadoras del
    país.