Declaración oficial de ONU Mujeres frente a los casos de feminicidio y los niveles de impunidad en la región

Fecha: jueves, 20 de octubre de 2016

La Oficina Regional de ONU Mujeres para las Américas y el Caribe lamenta y expresa su consternación y repudio por el reciente femicidio de una adolescente en Argentina, quien fue intoxicada, violada y torturada antes de su asesinato, así como también el asesinato de una niña de 9 años en Chile.

Estos casos no pueden quedar impunes. La impunidad, que alcanza niveles alarmantes en América Latina y el Caribe, es un elemento central para la perpetuación de la violencia contra las mujeres. Mientras persista la impunidad, las sociedades continuarán aceptando y tolerando actos de violencia contra mujeres y niñas. La violencia contra las mujeres es el abuso más generalizado de los derechos humanos y el feminicidio es su expresión extrema.

Catorce de los 25 países del mundo con las tasas más elevadas de femicidio están en América Latina y Caribe y se estima que 1 de cada 3 mujeres mayores de 15 años ha sufrido violencia sexual, lo que alcanza la categoría de epidemia de acuerdo con la OMS. El femicidio y la violencia sexual están estrechamente ligados a una seguridad ciudadana deficitaria, a una impunidad generalizada y a una cultura machista que subvalora la mujer.

Pese al compromiso de los países de la región de actuar contra la violencia de género y los esfuerzos de asociaciones de mujeres y movimientos feministas para conseguir mejoras en el plano normativo y programático, son muchos los obstáculos que impiden la prevención y el acceso de las mujeres a asistencia, justicia punitiva y reparación.

ONU Mujeres colabora con gobiernos, sociedad civil y otros actores implicados en el desarrollo de programas que aborden esta problemática desde un enfoque integral. El modelo de protocolo latinoamericano de investigación del femicidio, elaborado por ONU Mujeres y el Alto Comisionado para los Derechos Humanos, ha apoyado a impulsar nuevas leyes y servicios en la región. Por primera vez en América Latina, 16 países -casi la mitad de la región- han aprobado legislación para asegurar que el femicidio sea debidamente investigado y sancionado, y consecuentemente prevenido. ¡Hagámosla valer! ¡Ni una menos!.